un espacio cultural que conecta con el resto del mundo a nuestro estado y región...

Bienvenidos amigos todos...Es nuestra modesta intención que el presente BLOG sirva al colectivo guariqueño para dar a conocer al resto de Venezuela y al mundo, todo aquello que exalte nuestra cultura, valores humanos, inquietudes y proyectos.

De la misma manera nuestro blog estará siempre dispuesto a difundir, a Venezuela y al mundo, los valores propios y universales de nuestra condición humana y social...

JUAN YÁÑEZ, les saluda y les da la bienvenida desde nuestro modesto rincón en San Juan de los Morros, la capital del Estado Guárico, en Venezuela.

sábado, 31 de marzo de 2012

EL MAMEY


EL UNIVERSAL   sábado 31 de marzo de 2012  12:00 AM

Por fuera, el mamey no da indicios del bello color anaranjado que guarda en su interior, ni de la especial textura de su pulpa. Esta fruta, a pesar de su tímida apariencia, es muy apreciada por quienes la conocen.

Botánicamente, el mamey se identifica como Mammea americana L y es de la familiaClusiaceae. Crece en un árbol que se cultiva en regiones tropicales. De la planta no sólo se aprovecha su fruta de intenso sabor, sino también la madera, resistente y bonita, y la apariencia ornamental del árbol, que puede superar incluso los veinte metros de altura y que, con sus hojas de color verde brillante, y su follaje denso, se planta alrededor de viviendas en los parques y a lo largo de los caminos y carreteras.

El mamey es oriundo de América, más específicamente de las Antillas. Según documentación de los colonizadores, la fruta se encontraba en Jamaica, República Dominicana, Puerto Rico y las Antillas Menores. Es probable que su cultivo se extendiera por iniciativa de los indígenas arawak. En la actualidad, es bastante común en América Central y en el norte de América del Sur.

El historiador Gonzalo Fernández de Oviedo, en su Historia general y natural de las Indias, Libro Octavo, Capítulo XX, escribió: "Mamey es uno de los más hermosos árboles que puede haber en el mundo, porque son grandes árboles e de muchas ramas e hermosas e frescas hojas, e de lindo verdor, e copados, e de buen gracia". Y continúa: "Esta fructa es en olor y sabor fructa de reyes, y en color y a la vista no mucho menos podremos dar alguna semejanza comparándola en algo a alguna de las de Castilla, y ésta es a los melocotones" (s.i.c.).

Según la región del continente, al mamey se le conoce con varios nombres, como mamey de Santo Domingo, mamey amarillo, mamey de Cartagena, mata serrano y zapote mamey.

En otros idiomas también tiene varios nombres. En inglés se le conoce comomammee, mammee apple, Saint Domingo apricot y South American apricot. En portugués, abricote, abricó do Pará, abricó selvagem, o pecego de São Domingos. En francés, abricot d' Amerique, abricot des Antilles, abricot pays, abricot de Saint-Dominque o abricotier sauvage.

El sabor del mamey ha sido comparado con el del albaricoque. Tradicionalmente, se come fresco o en conservas, aunque algunos chefs, especialmente aquellos que buscan difundir los sabores autóctonos, han logrado crear con ellos platos particulares. Así ocurre, por ejemplo, en el restaurante D.O.C. (teléfonos 285.1003 y 285.6106), en Los Palos Grandes, donde lo sirven en mousse, ensalada y verde, en ceviche, tal como se hace recientemente con el mango verde.

En el pasado, se le daba diversos usos al mamey. Las infusiones de las semillas pulverizadas y la goma de la corteza y de la cáscara de la fruta verde se usaron como insecticidas para eliminar insectos como garrapatas y niguas en animales domésticos y en seres humanos. También se han registrado diversos usos del mamey en la medicina popular, incluyendo tratamientos domésticos contra infecciones del cuero cabelludo, la diarrea y los problemas oculares y digestivos. 

EL BLOG OPINA

                                 Las frutas tropicales son un tesoro de invalorables virtudes. El mamey es una maravilla en todo sentido. Su sabor, exquisito; y sus propiedades de altísima eficacia y al alcance de todos…  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada