un espacio cultural que conecta con el resto del mundo a nuestro estado y región...

Bienvenidos amigos todos...Es nuestra modesta intención que el presente BLOG sirva al colectivo guariqueño para dar a conocer al resto de Venezuela y al mundo, todo aquello que exalte nuestra cultura, valores humanos, inquietudes y proyectos.

De la misma manera nuestro blog estará siempre dispuesto a difundir, a Venezuela y al mundo, los valores propios y universales de nuestra condición humana y social...

JUAN YÁÑEZ, les saluda y les da la bienvenida desde nuestro modesto rincón en San Juan de los Morros, la capital del Estado Guárico, en Venezuela.

sábado, 26 de septiembre de 2015

El chavismo se apoya en el hampa para sembrar el miedo en las calles

Dos chavistas apuntan con un arma a opositores, durante enfrentamientos en un campus universitario, en Caracas

ABC Madrid. HERMANN TERTSCHHERMANNTERTSCH / ENVIADO ESPECIAL A CARACAS
Día 26/09/2015 - 18.01h

Los cuadros inferiores del régimen de Venezuela, mezcla de policías y ladrones, paralizan al ciudadano
El chavismo se apoya en el hampa para sembrar el miedo en las calles
AFP

«No les mires a esos motoristas de la GNB (Guardia Nacional Bolivariana». «En general no mires a los ojos. A ninguno de ellos». «Ellos» son los policías en las motos que no solo acosan a manifestantes de la oposición. También te pueden pedir el reloj en el semáforo. Y tú se lo das si no quieres morir allí, sin más. Te rompen el parabrisas si consideran que les miras mal o con arrogancia. Para demostrarte que ellos mandan. «Ellos» son también los grupos que están en esquinas o cruces, en los mercados o aparcamientos. 

No son ni policías ni ladrones sino ambas cosas o una mezla de las dos. Son los miembros del hampa que tiene un poder vicario del régimen y controla al tiempo que consigue lo que necesita para que sus miembros vivan con un poco más que los que no tienen nada. Son los cuadros inferiores del régimen integrados en estos grupos cuyo principal cometido es generar miedo y mostrar presencia, extender el miedo por el espacio público y todos los recovecos posibles del privado.

Son gentes sin educación que solo saben acumular y tienen miedo a perderlo todo
Más allá del miedo a ser detenido por protestar o militar contra el régimen está el miedo general y difuso de la indefensión total, a ser atropellado por esas fuerzas de la brutalidad impune. Es la guardia pretoriana de la «miedocracia», como definió a este régimen chavista en su libro de ese nombre el psiquiatra y autor Luis José Uzcátegui. Publicado en 2011, es uno de los libros que más y mejor escarba en los mecanismos de poder del chavismo en Venezuela. Hoy ya, con el colapso de la economía que ha desarbolado al régimen y lo ha inhabilitado en su faceta benefactora, su otra cara de administrador del terror ha adquirido aún más relevancia. Y es la que prima. El miedo paraliza, el miedo hace torpes y erráticos a quienes lo padecen.

El texto de Uzcatégui, además de un brillante análisis político, deviene en un libro de autoayuda porque invita al venezolano a buscar un control de su miedo. A partir de la toma de conciencia de que los auténticos esclavos del miedo son los miedócratas. Son Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, los ministros y generales corruptos, los oligarcas del régimen que han ayudado en el saqueo sin límites ni contemplaciones del Estado venezolano. Ellos son multimillonarios y manejan inmensas fortunas dentro y fuera del país.

 Pero son en su mayoría gentes sin educación que solo saben acumular y tienen miedo a perderlo todo. Tienen por eso pánico ahora que todo el edificio del régimen chavista se tambalea. Su consuelo insuficiente está en que los venezolanos hoy tienen razones para temer todo. Porque viven en un país sin ley ni orden ni seguridad. Y hay que tener miedo para sobrevivir en este entorno. Miedo a salir de casa, a volver a casa, a bajar del coche, a comprar en la calle, a bajar la ventanilla, a protestar, a sacar a los niños, a viajar, a enseñar sin querer en la calle cualquier cosa que alguien con un arma pueda desear. Solo lo piden en el mejor de los casos. Normalmente disparan y lo cogen.

A Maduro se le ha ido de las manos
La miedocracia ha estado diseñada y forma parte capital de toda la estructura de poder del chavismo desde un principio. Pero Chávez sabía dosificarlo. Y a su sucesor esta administración del terror, como tantas otras cosas, se le ha ido de las manos. «El miedo que tienes –dice Don Quijote– te hace Sancho que ni veas ni oigas a derechas: porque uno de los efectos del miedo es turbar los sentidos». El objetivo principal es vender turbación.

 Lo dice Cervantes y Maquiavelo: «Cuanto más aterrada está la gente más responde al tirano». Su tarea es recordar a todos los venezolanos que son infinitamente vulnerables, que son mortales en el sentido más inmediato. Que han de recordar que tienen que estar siempre asustados. Ellos van todos armados. A nadie se le ocurra discutir con quienes abusan de gente junto a las cajas en el supermercado o entran directamente y cogen lo que quieran. O le quitan algún producto a alguien con descaro. ¡Ah y ten cuidado!

«¿Para qué degollarán a una señora que no podía molestar mientras robaban?»
«En ese aparcamiento han secuestrado mucho estas semanas». «Ayer mataron ahí junto a la parroquia a dos asaltantes». «Esta mañana ultimaron a otros dos jóvenes. Dicen que en un tiroteo. La familia del más joven asegura que el chico estaba durmiendo con su mujer cuando llegó la policía».

 Da igual. Muertos, a la morgue. Si caben. A veces no es el caso. Hay cola para recibir sepultura. Saturación en la morgue porque no se entierra ni los familiares recogen los cuerpos. La vecina ha sido degollada. «¿Para qué degollarán a una señora que no podía molestar mientras robaban?», pregunta una vecina. «Da igual, por gusto», se responde a sí misma.
Han sido 120 asesinatos en una semana en el Gran Caracas. Ahora a principios de septiembre. Son 25.000 asesinatos al año en Venezuela. Caracas, con las ciudades hondureñas, es la más violenta del mundo. Guerras aparte. O no. Porque hay guerras en las que se mata.

Podemos
Los consejos, cariñosos pero apremiantes, se multiplican para el recién llegado que recorre en coche las calles de Caracas, una ciudad en la que sus millones de habitantes viven todos enjaulados tras barrotes, en chozas, barracones, en bloques miserables o buenos edificios, en chozas o mansiones, todos tras verjas, barrotes y alambradas. Hasta en últimos pisos de los edificios más altos. El terror se palpa.

Si los votantes españoles pudieran experimentar durante una hora el miedo que se masca en las calles de las ciudades y pueblos venezolanos, la impresión sería tan inmensa y devastadora que el partido de Podemos, surgido en España a partir de una franquicia del chavismo gobernante, no obtendría ni un solo voto. lo voto.

El final añorado y temido
H. T. CARACAS
Hace ya más de tres lustros de que llegara al poder Hugo Chávez, un genio de la seducción de masas como pocos desde Hitler ha habido, un militar condenado por golpista e insensatamente indultado por una débil y cuestionada democracia que después él destruyó. Un talento de la brutalidad eficaz que lo convirtió casi en un dios hasta que un cáncer y la medicina cubana demostraron que no era inmortal.

Dos años y medio después de su muerte, el régimen que construyó a base de aplastar leyes, derechos y seres humanos bajo un rodillo de una masa incondicional, fanática y enfervorizada, ha entrado definitivamente en agonía bajo unos sucesores mediocres que solo han heredado la brutalidad, la falta de escrúpulos y la ignorancia de aquel líder carismático y embrujador. Las únicas dudas que ya se albergan sobre su suerte están en saber si la fase terminal será sangrienta, es decir, aun más sangrienta que su existencia.


La vida del venezolano pasa día tras día marcada por una obsesión: buscar lo imprescindible para vivir y evitar que lo maten en ese empeño. Y lo hace bajo la tiranía de ese monstruo creado por el poder con fines paralizantes que es el miedo. El terror más generalizado en Venezuela no se basa como con Stalin en el temor a ser arrestado por una policía política (Sebin) que de momento trabaja con eficacia selectiva. 

El miedo que aplasta voluntades, paraliza acción e iniciativa, es al zarpazo mortal inesperado de un entorno brutal y hostil como pocos en el mundo. Es una construcción, esta tiranía del hampa, que generaliza el miedo en la vida cotidiana y destruye la salud física y mental de millones. Paraliza los impulsos creadores, las relaciones sociales y toda motivación positiva e impone el poder más brutal y primitivo en toda la sociedad hasta llevarla al borde de la asfixia. Todo ello en esta fase final del régimen en una apoteosis de sufrimiento que atenaza ya no la oposición al chavismo sino a todo el pueblo venezolano que padece de forma inenarrable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada